sábado, 12 de agosto de 2017

Y que Eva Goliger compare a Kim Yong Un con Trump...

Si se diera una intervención militar de EE.UU., el internacionalismo debe tomar las armas y acudir en defensa de Venezuela como hizo en el Donbass. Se aconseja no hacer prisioneros. Ni un terrorista yanqui vivo. Este nuevo berrido de Trumpo huele más a baladronada barata que a otra cosa. Ojalá. Recomendación a todos los pueblos amenazados por la dictadura fascista estadounidense: Consigan la bomba atómica de la manera que sea si quieren seguir siendo libres como Corea.

Como un acto de locura y de supremo extremismo calificó este viernes el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, las amenazas abiertas de acción militar del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela.

"Esto es un acto de locura, es un acto de supremo extremismo. Hay una élite extremista que gobierna los Estados Unidos", dijo en declaraciones a VTV.

Indicó que esperará la posición oficial del país ante estas declaraciones del mandatario de EEUU, que emitirá la Cancillería, instancia que se encarga de las relaciones exteriores de Venezuela.

YVKE Mundial

1 comentario:

Anónimo dijo...

A esta hora 16:10 de Venezuela dia 12 de Agosto, los doce paises que se les dio la ocurrencia de hacer un aquelarre en Lima con el perrito alfombrero como anfitrion, pidiendo democracia en venezuela, sacaron su declaración y cuando el Emperador supo la vaina, zass guerra declaro ya, los perritos, andan mas cagados que tabla de gallinero, se les olvidò que el imperio solo piensa en guerra, practicamente desde su fundaciópn como nación EEUU ha estado en guerra con alguien, los perritos alfombreros reculan, pepepepero, solo apoyamos la dedededeclaración de lima, la cual el perrito PPK muy orondo salió a leer y se les olvidó como buenos jala pelotas que una guerra contra Venezuela los jode a ellos tambien, empezándo por Colombia, pero el cerebro jalabolero que tienen esos y que presidentes no le da si no para eso, JALAR BOL y a Trump le encanta esa vaina, las pelotas ya le deben llegar al piso, creo, aunque, bueno el es el preisente, otra cosa es quien manda.