domingo, 6 de agosto de 2017

¡Chávez vive, la patria sigue!

Últimos coletazos del militarismo fascista en Venezuela.

En un comunicado, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela alega que los insurrectos detenidos robaron algunas armas que hasta ahora no han sido recuperadas y aseguró éstos habían hecho declaraciones comprometedoras: “Los sujetos capturados han confesado haber sido contratados en los estados Zulia, Lara y Yaracuy por activistas de la extrema derecha venezolana en conexión con Gobiernos extranjeros”, reza un segmento de la nota oficial.

Allí se describe el suceso de este 6 de agosto como “un show propagandístico, una entelequia, un paso desesperado que forma parte de los planes desestabilizadores y la conjura continuada que se viene gestando, para intentar evitar que se consolide el renacimiento de nuestra república”. Se anunció que a la Fiscalía General Militar ya se le ha pedido iniciar la investigación de lo ocurrido en el Fuerte Paramacay, “que está claramente tipificado como delito militar”. La FANB agregó que Juan Caguaripano –presunto líder de la sublevación militar– había sido separado de la institución castrense por traición a la patria y rebelión hace tres años, cuando presuntamente “huyó del país y recibió protección en Miami, Estados Unidos”. 

1 comentario:

Anónimo dijo...


Estos elementos TERRORISTAS se prestan a entregar la patria a un poder extranjero y hablan de libertad y democracia son los gorilas del imperio.

Y el nombre "Operación David" es muy sugerente...
Quizás debería llamarse "Operación Renfán"...

¡¡SIONISTAS !!